Nos quedamos aquí con la frente en alto y sin huir a ningún lado.

Soplan vientos tormentosos. Espíritus de guerra. ¿Rusia realmente invadirá el país gigante vecino, o el aumento de la presencia militar en las áreas fronterizas en los últimos días y semanas no es más que una amenaza espectacular y una palanca de presión para captar la atención de los aliados de los Estados Unidos y la OTAN, con miras a a la ampliación de las negociaciones sobre las fuerzas militares en todo el continente?

Esta es la pregunta que ronda en la madrugada del martes de esta semana. Esta pregunta no ha cambiado durante el fin de semana y lo más probable es que no cambie en los próximos días. El rabino Berl Lazar, el emisario del rabino y rabino principal de Rusia, y el rabino Shmuel Kamintsky, el emisario del rabino y el rabino de Dnipro, Ucrania, también piensan lo mismo. Ambos son cercanos a los funcionarios del gobierno de su país y ambos están convencidos de que la ola actual pasará sin nada.

Los mensajes que salen de las agencias de inteligencia de EE. UU. y que se citan extensamente en los medios de comunicación mundiales son diferentes. Estos argumentan que el estallido de la guerra es cuestión de tiempo, a la vuelta de la esquina. “Él (Putin. MK) tendrá que hacer algo”, dijo la semana pasada el presidente estadounidense, quien está al frente de la lucha, en referencia a la prolongada concentración de fuerzas de Rusia dentro de las fronteras de Ucrania.

Es difícil desconectar los acontecimientos militares y de seguridad de los últimos días, Rusia versus Estados Unidos, con los sucesos de la tribu en 1957, hace treinta años, cuando se firmó el histórico acuerdo entre la desintegrada Unión Soviética y Estados Unidos para reducir producción de armas Del destino redentor en el libro de Isaías, “y convertirán sus espadas en rejas de arado”, según el cual las armas de guerra en la venida del Mesías se convertirán en herramientas de la tierra.

Las relaciones entre las potencias han mejorado desde entonces. Hasta el estallido de la guerra civil del país, Rusia y Ucrania también permanecieron estrechamente vinculadas. El idioma que se habla es casi común. La cultura, la mentalidad y la historia también son una para los dos países. Este mes, hace ocho años, el 1 de Adar, todo cambió: el entonces presidente ucraniano, el prorruso, se negó a firmar el acuerdo de cooperación de su país con la Unión Europea, a pesar de los intentos de estadistas y políticos, así como de muchos de los líderes del país. ciudadanos, para promover la alianza de Ucrania, la OTAN Occidental.

En Ucrania estalló una guerra civil y una protesta popular que terminó en un golpe de estado que llevó al ascenso de un gobierno pro-occidental en Ucrania. Rusia, que se opuso a la adhesión de Ucrania a la alianza occidental de la OTAN, un recordatorio del sentimiento antioccidental y la hostilidad de la Unión Soviética, agitó fuertemente la política interna y se movilizó para ayudar a los rebeldes prorrusos en el este de Ucrania. Más de 14.000 personas murieron durante el mismo, según estimaciones. Al mismo tiempo, Rusia conquistó la península de Crimea de Ucrania y se la anexó. En los años siguientes, Ucrania y Rusia se convirtieron en enemigos acérrimos.

Esta semana, las tensiones alcanzaron su punto máximo. “Lo que está sucediendo últimamente”, dice el rabino Shmuel Kaminecki, el emisario del rabino en la gran ciudad de Dnipro, que según algunas estimaciones está amenazada por la ocupación rusa, “recuerda un poco nuestros primeros años en la misión”. Eran los años de la caída del Telón de Acero y del golpe de Estado que sacó del poder al comunismo. “Entonces no había Internet, ni titulares ruidosos en los medios, sino rumores de peligro. Argumentaban que uno debía viajar y salir del lugar de la misión. En una misión, y realmente no pasó nada entonces”.

Es importante recordar que los años de revolución en la Unión Soviética terminaron en ciento ochenta grados contrarios a lo previsto. “Todo fue verdaderamente milagroso y milagrosamente por encima de la naturaleza”, recordó el rabino Lazar esta semana. “Luego vimos ‘vimos maravillas’ en lo tangible. Hasta el día de hoy la gente no entiende cómo en el momento todo ha cambiado para mejor”.

 

 

Comentarios: 0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
0

Tu carrito