Trabajá duro, pero no demasiado

El hombre tenía un negocio de consulta médica. Tenía niños pequeños en casa. Trabajaba duro y ganaba bien, pero un día me quejó de que apenas veía a los niños. Su oficina está abierta hasta las 6:00 de la tarde, y cuando llega a casa, la casa está en desorden, los niños cansados ​​se dirigen a la cama y la esposa también está desordenada y exhausta.

“Así que deja de trabajar a las 5:00”, le dije.

“Una hora menos en la oficina”, respondió, “significa mucho menos dinero al mes”.

“Así que pruébalo por sólo un mes”, sugerí.

Estuvo de acuerdo, y este mes ha durado diez años. Durante diez años ha vuelto a casa en un momento en el que todavía puede pasar tiempo con su familia, ver y ser visto y, a veces, incluso contar un cuento a los más pequeños antes de dormir.

¿Por qué me acordé de esta anécdota?

Porque el Rebe aprende de la Parashá de esta semana una lección similar y muy interesante. Dice en la Torá acerca de los egipcios que “amargaron las vidas” de Bnei Yisrael. El Rebe explica que eso significa darles un trabajo que no tiene límite ni propósito. Una persona está dispuesta a trabajar duro si sabe que a) el trabajo llegará a su fin en algún momento yb) que es útil. El trabajo sin propósito es una tortura inimaginable: amarga la vida.

El Rebe, en su charla en una de las noches de Pesaj del año 1959 (5719), habló de la relevancia de esto para la vida de todo judío. El trabajo debe tener sus límites. Una persona tiene que salir y proporcionar un sustento a su familia, pero no debería estar totalmente inmerso en ello todos los días, todo el día. Hay otras cosas mucho más importantes en nuestras vidas que son, de hecho, la razón por la que salimos, nos esforzamos y nos esforzamos. Están la familia y los niños; la vida espiritual de uno; hay Torá y Mitzvot, y está la santa Neshamá (alma) a la que le gustaría algo de nuestro tiempo y atención.

Uno debe encontrar tiempo para el aprendizaje diario de Torá, orar y hacer actos de Ajedrez y, por supuesto, uno debe pasar tiempo con la familia y los niños cuando todavía están despiertos y alertas.

Entonces, cuando leemos y aprendemos cómo los egipcios amargaron las vidas de nuestros antepasados ​​en Egipto, debemos verificar y ver si tal vez estamos amargando nuestras propias vidas …

Rabino Zalmen Wishedski

Comentarios: 0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
0

Tu carrito