De a poco, volviendo a lo cotidiano

El coronavirus en todo el mundo tuvo consecuencias muy tristes ya que muchas personas se fueron de este mundo fisico y otros están enfermos.

Abraham Fried dijo en una entrevista que “Solo en los últimos días hemos comenzado a respirar un poco de aire. Estuvimos completamente encerrados y no salimos de la casa.

En los últimos días, las sinagogas se están abriendo a cuartos limitados, el mayor dolor para mí fue que el edificio 770  estaba cerrado, (lugar donde reza habitualmente). Pero el consuelo que trato de sacar de aquí es que después de que todo estuviera cerrado, todas las puertas se abrirían ahora “.

 

Comentarios: 0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies
0

Tu carrito