En cuarentena, nada se interpone.

El Rab Iontahan Wazner de Montreal visita un hogar judío de ancianos mientras mantiene todas las reglas de salud. Es parte de todo lo que hay que hacer para llenar la Neshamá de alegría a quienes mas nos necesitan. Y tal como vemos en la imagen, todo es posible para lograr el objetivo.

Comentarios: 0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
0

Tu carrito