Una increíble historia

Justo antes de la oración de Neilá, esa noche en Yom Kipur, se abrió la puerta de un templo en un barrio alemán, y una pareja entró con un bebé. Se trata de una pareja israelí que se mudó al área hace unos meses, y su conexión con el lugar y con el judaísmo en general era mínimo

Antes de los Jaguim, la pareja quiso hacer un esfuerzo en su conexión y se inscribió en todas las Tefilot. Le dijeron a un emisario local, R. Shneur Trebnik, que habían alquilado una habitación en un hotel cercano para visitarlos durante Yom Kippur.

Pero, como en las historias famosas, se equivocaron en el día.

Cerraron sus negocios con anticipación el día sagrado, informaron a los trabajadores que tenían un día libre, dejaron a los perros en la perrera y vinieron especialmente al Templo. Antes de eso, tomaron un descanso. A las 19:00 de la tarde del día sagrado, en medio del ‘cierre’ entraron.

“Cuando se dieron cuenta de su error, obviamente se sintieron muy mal”. “Personalmente cuenta el Rabino de la Comunidad, tuve la sensación de que ahora, cuando llegara el chico que ni siquiera sabía leer, y gritaba desde el fondo de su corazón que las Tefilot, seguramente serían aceptadas”.

Cuando el ayuno terminó, el Rabino le dio a la pareja judía un juego de las cuatro especies, para que no se perdieran la mitzvá durante los días venideros.

Comentarios: 0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad
0

Tu carrito