Respuesta a las críticas recibidas a los judíos ortodoxos

En los últimos días me convertí en una especie de “embajador” del Judaísmo.
Yo soy un jóven argentino de 32 años. Hice aliá a fines del 2011, vengo de una familia conservadora-tradicionalista argentina.
En Argentina fui madrij, coordinador, dí clases en el curso de madrijim, preparé chicos para Bar Mitzva, viajé por todo el interior del país visitando comunidades y siempre intenté activar y ayudar desde donde podía, para que siga existiendo la “llama” judía.

Por cosas que D-s quiere, llegué a Jabad y cambió mi forma de entender y vivir el Judaísmo… pero esa no es la cuestión.

Sobre lo que quiero escribir es sobre los siguiente: en los últimos días, por mi posición laboral o por ser una persona que está muy metida en el mundo latino acá en Israel; o por ahí simplemente por ser judío y argentino y hablar español, me transformé en una especie de representante de lo que es el mundo religioso. Es decir, me tocó estar en situaciones en las que tuve que explicar y aclarar muchas cosas. Y la verdad es, que no me gusta tener que hacerlo y estoy cansado de las concepciones que tienen de nosotros, los judíos “religiosos”, llamados “ortodoxos”.

Nosotros somos sus hermanos y deberían conocernos mejor.
Voy a empezar a enumerar algunas cosas que querría compartir con ustedes.
Somos nosotros los que cada Pesaj vamos a llevar matzá, jugo de uva y diferentes productos a cada familia que necesita (incluso a las que no piden).
Somos nosotros los que ponemos nuestras casas, y hace más de 20 años, por medio del Rab Yehuda Leiv Kohen, se dirigen sedarim de Pesaj en español sin costo algúno y se reparten hagadot.
Somos nosotros los que acompañamos a familias que ni siquiera conocemos durante 7 días, para que puedan decir kadish por sus seres queridos y no estar solos durante la Shiva.
Nosotros también pagamos casamientos de gente huérfana o de gente que hizo conversión y no tiene familia u otro tipo de ayuda.

Muchos de nosotros nos quedamos despiertos de noche, aconsejando a personas tratando de evitar que se divorcien o aconsejándolos sobre la educación de los hijos.

Siempre pueden contar con nosotros para alegrar q un novio o una novia; así como para completar un minián o ocuparnos que se haga un abrir Milá.
Estamos cuando se necesita escuchar y ayudar a resolver problemas y aliviar sufrimientos.
Muchos de nosotros abrimos nuestras casas para recibir olim jadashim y gente que no tiene donde pasar Shabat.
Estamos, se podría decir, al pie del cañon, cada vez que se nos necesita.

Nosotros fuimos a repartir alfajores a los soldados en cada situación que pudimos.

Fuimos a Gaza los últimos dos años a llevar comida y alegrar a los soldados cuando estabamos en guerra.

Nosotros repartimos año a año antes de los jaguim vales de 500 o 1000 shekel, de acuerdo a la familia, para que vayan al Supermercado a hacer compras.
También financiamos tratamientos de fertilidad cuando ello es necesario.

Pero nosotros no hacemos promoción de todo esto. Nosotros no comunicamos todas estas cosas, no saben nuestros nombres, somos personas anónimas.

Nosotros ponemos de lo que no tenemos para que la llama del Judaísmo siga encendida.

Sigo un poco más, porque siento que me quedé corto con lo que escribí hasta ahora …

Estamos ahí para ayudar a conseguir trabajo y abrimos desinteresadamente grupos para ayudar a buscar trabajo y grupos con ofertas laborales.

Abrimos Guemajim (fondos/asociaciones sin fines de lucro) donde damos todos los accesorios para que una chica se pueda casar, desde la peluquería, el maquillaje, las joyas, las flores y todo lo que haga falta. Regalamos ropa …

Nosotros estamos y seguiremos estando.

Esto es Am Israel y quería que lo sepan y que sientan lo que eso significa.

Ser judío es ser buena persona y para eso tenemos a la Torá que nos enseña y nos refina.

Les pido que no sean críticos y duros, porque todo lo que escribí y puse en la lista, es cierto y es parte de la película que tanto critican.

Somos religiosos por elección y somos religiosos con convencimiento.

Hay mucho que se puede aprender de nosotros y ojalá todos nos podamos hermanar.

Así como no puedo decir que todo “jiloní” (laico) es malo, o que no respeta ciertas leyes, así pido que no generalicen respecto a los religiosos.

La generalización siempre está y estará mal.

Hay mucho para aprender y nadie es perfecto. Y tampoco nosotros somos perfectos.
Estamos para ayudarnos mutuamente.
No nos critiquen tan severamente!
Primero conózcannos!
Ve Birkat Torá veAvodá
(Con la bendición de la Torá y el Trabajo).

Un alumno del gran Rabino Shlomo Karlebaj z”l, seguidor de las enseñanzas del Rab Kuk z”l y Jasid del Rebe de Jabad, Boguer de Bnei Akiva, ex soldado de las Fuerzas de Defensa de Israel y licenciado universitario.

Comentarios: 0

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies
0

Tu carrito